Joel Veltman, jugador del Ajax, ha conseguido indignar al mundo del fútbol. Usó una triquiñuela muy reprobable y antideportiva para tratar de sacar ventaja en el partido ante el Sparta de Rotterdam… ¡con 2-0 a favor en el marcador!

El futbolista pidió a su marcador un momento de pausa al ver a un compañero tendido en el césped tras un golpe y mientras este se giraba para comprobarlo Veltman aprovechó para encararle y ganar línea de fondo. Su centro, eso sí, fue despejado con facilidad por la defensa del Sparta.