En definitiva, Ronaldo no tuvo más remedio que recalar en el rival directo del Barcelona y lo cierto es que la jugada le salió bien. Logró títulos con los blancos y se convirtió en una referencia.

Con los blancos jugó 177 partidos y marcó 104 goles. El delantero brasileño, por lo contrario,solo jugó una temporada con el Barça, en la que jugó 49 partidos y marcó 47 goles.