Mágico González, el genio bohemio que solamente quería ser feliz

Mágico González Cádiz genio bohemio

Mágico González durante su etapa en el Cádiz F.C. de la liga española

Dicen las malas lenguas que sus entrenadores lo tenían que ir a buscar a las discotecas, que se quedaba frito en los vestuarios, que se iba a dormir siempre tarde y nunca solo, que pudo haber sido lo que no llegó a ser, pero que aún así fue mucho… Pero lo único que sabemos a ciencia cierta es que Mágico González derrochaba ‘magia', como su propio nombre indica, en los terrenos de juego.

Sus inicios y trayectoria

Jorge Alberto González Barillas, más conocido como Mágico González, nació en El Salvador allá por el año 1958. En 1977 fichó por el FAS de Santa Ana, equipo en el que militó hasta 1982, cuando salió de su país para recalar en la Cádiz F.C. de la liga española.

No tardó en ganarse el cariño y la admiración de la afición gaditana, merced a sus malabarismos con el balón y a algunos goles antológicos. Hacía vibrar a la grada con la misma facilidad con la que desesperaba a los entrenadores por sus continuas indisciplinas.

Mágico González Cromo Cádiz

Uno de los cromos más deseados en su época

Hasta tal punto llegaba su indisciplina que, en un partido contra el Barcelona de semifinales, Mágico no se presentó a tiempo al encuentro y no pudo entrar en el once inicial. Se incorporó en la segunda parte cuando el marcador era de 3-0 favorable a los catalanes.

Mágico González marcó dos goles y dio dos asistencias para que el equipo andaluz obtuviese el pase a la final con un marcador final de 4-3. Hechos como este hacían que el público clamase para que se le perdonaran las constantes sanciones -le castigaban negándole la titularidad- y las altas multas que le imponía el club.

Las mejores jugadas de Mágico González

Os dejamos un vídeo recopilatorio donde recordamos el fútbol de fantasía por el que el salvadoreño se ganó el apodo de ‘Mágico'. Todo un espectáculo en la cancha:

El legado de Mágico González

Tras su retirada del fútbol en activo estuvo vinculado al deporte como segundo entrenador del Houston Dynamo en la Major League Soccer, además de trabajar como taxista en sus ratos libres. En 2001 se le rindió un homenaje en Cádiz en un partido benéfico para ayudar a las víctimas del terremoto que ese año sacudió El Salvador. Además de haber sido nombrado “Hijo Meritísimo” y “mejor futbolista salvadoreño de todos los tiempos”, hay un estado en San Salvador que lleva su nombre.

Mágico González homenaje Cádiz

Ídolo y leyenda del Cádiz F.C.

Para terminar os dejamos con su frase más celebre, que resume perfectamente la personalidad del genio salvadoreño:

Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, pero tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Sólo juego por divertirme.

PD: dedicado al ‘Rosi', genio y figura que inspiró este artículo.

Dejar un comentario

25 comentarios