Messi le tiró un caño, lo dejó en ridículo y así reaccionó el jugador

Leo Messi fue uno de los protagonistas del duelo entre el FC Barcelona y el Leicester City. El argentino ha regresado de las vacaciones en plena forma y quiere demostrar desde el principio que es una pieza imprescindible en el FC Barcelona. Durante el partido, Messi le tiró un caño a Albrighton. Pero el futbolista del Leicester, lejos de enfadarse con el argentino, lo esperó a la salida para que le firmara la camiseta.

Messi nos tiene acostumbrado a auténticas maravillas sobre el terreno de juego. Y dentro de esas maravillas están los caños imposibles. El argentino es un mago a la hora de pasar el balón entre las piernas de los rivales, su porcentaje va a casi un caño por partido, una verdadera locura. Esta vez fue Marc Albrighton su víctima. Messi no lo dudó y cuando lo vio con el rabillo del ojo venir por atrás le tiró un caño imposible para gozo de los aficionados.

 Leo Messi posa para la foto con Albrighton

Marc Albrighton, lejos de tomárselo como una humillación, demostró la admiración que tiene hacia Leo. Muchos jugadores tras el caño hubieran buscado a Messi para intentar devolvérselo o, como mínimo, para darle una patada como toque de advertencia de no les hiciese más caños. Sin embargo, Albrighton hizo algo diferente, el centrocampista del Leicester esperó a Messi a la salida del vestuario y le pidió que le firmara la camiseta. Un aplauso para el ‘fair play' de este jugador.