Panenka, el origen del penalti más revolucionario del fútbol

¡Vota esta entrada!
11 votos | Promedio: 3.8

Penalti Panenka original Eurocopa 1976

Por aquel entonces fue el penalti más revolucionario de la historia del fútbol. Su protagonista, Antonín Panenka, dio la Eurocopa de 1976 a los checos ante Alemania después de anotar la pena máxima definitiva tras un partido que acabó 2-2 y que se fue a la tanda fatídica. Su lanzamiento era algo nunca visto hasta aquel momento y sirvió de punto de partida para crear un estilo único.

Tanda de penales, momento de valientes

El deporte es emoción, y en el fútbol, la emoción son los penaltis, o mejor aún, las tandas de penaltis. Una sucesión de penas máximas que deciden quien continúa en competición y quien hace las maletas, quien levanta un título y quien se queda con la miel en los labios. Es un momento de máxima tensión, en que la respiración de los jugadores queda contenido durante unos segundos interminables que preceden a un suspiro de tristeza y frustración o un estallido de felicidad y alegría.

Tanda penaltis emoción Goles Mágicos

Emocionante tanda de penalties entre Chelsea y Bayern en la final de la Champions de 2012

El lanzamiento de un penalti requiere de calidad, frialdad, aplomo y convicción. Los ojos y esperanzas de compañeros y aficiones se centran en un único jugador. No es fácil soportar el peso de tal responsabilidad. El lanzador puede elegir entre chutar con fuerza a un lado del portero con la intención de que este no tenga tiempo de reaccionar o, por otra parte, puede tratar de engañar al portero y ejecutar el lanzamiento en la dirección opuesta a la elegida por el portero.

Panenka, todo un precursor de un estilo único

O al menos fue así hasta la Eurocopa de 1976. Alemania Federal y Checoslovaquia disputaron la final tras haberse deshecho de Yugoslavia (4-2) y Países Bajos (3-1) respectivamente en semifinales. Alemania contó entonces con Diete “Torpedo Muller” uno de los arietes más destacados de la historia del fútbol germano, y que a la postre resultó bota de oro del torneo.

Antonin Panenka Goles Mágicos

Antonín Panenka y su peculiar bigote

Checoslovaquia comenzó con fuerza el partido logrando una importante ventaja en el marcador, pero Alemania recortó distancias de la mano de su máximo goleador. Los minutos pasaban y los checoslovacos comenzaban a vislumbrar la victoria hasta que al borde de descuento y de la esperanza alemana Holzenbein logró el empate. Habría prórroga, 30 minutos adicionales en los que ningún equipo logró perforar la meta contraria. La Eurocopa de 1976 se decidirían en una fatídica tanda de penaltis.

El Penalti de Panenka

Checoslovaquia comenzó la tanda anotando sus cuatro primeros lanzamientos, Alemania había fallado el cuarto. Era el turno para el penalti de Panenka, si marcaba la Eurocopa era suya. Entoces ocurrió esto:

 

La intrahistoria

Panenka explicó, tiempo después, que ese acostumbraba a jugarse cervezas con su portero después del entrenamiento, y que solía perder. Una noche, pensó en alguna idea distinta con la que vencer, y decidió tirársela a las manos con la esperanza de que el portero ya no estuviera allí. “Sabía que ningún portero tendría la valentía de quedarse parado en la línea.”Vaya que si funcionó. Había nacido “el penalti a lo Panenka”.

Dejar un comentario

4 comentarios