La vez que Leo Messi hizo llorar de emoción a su primer entrenador

¡Vota esta entrada!
210 votos | Promedio: 3.3

Leo Messi siempre soñó en llegar a ser el más grande jugando al fútbol. Desde muy pequeño cuando empezó sus primeros pasos con la camiseta de Newell´s ya demostraba de lo que podía ser capaz. Pero aparte de su calidad también sobresalía su humildad. Su primer entrenador, Carlos Marconi recuerda con emoción el día que le hizo llorar por una acción del pequeño Lionel.

Carlos Marconi, el valedor de Messi

Cuando Leo Messi apenas tenia seis años y vestía la camiseta de su corazón, Newell´s,  su entrenador le regalaba un alfajor por cada gol que hacia. En uno de sus partidos, Leo fue capaz de anotar seis goles pero repartió todos sus premios entre sus compañeros y él se queso sin ninguno. Carlos Marconi no pudo evitar las lagrimas de emoción.

messi_newells

Messi posa con la camiseta de Newell´s

Cuando nadie, ni el propio Messi, podía imaginar hasta donde seria capaz de llegar el astro argentino, hubo un hombre que alimentó el hambre de gloria de ese pequeño escurridizo. Ese hombre fue Carlos Marconi, y fue el primer entrenador de Leo cuando con seis años jugaba para Newell´s.

Un alfajor por cada gol

Marconi utilizaba una formula de motivación para que Messi aumentara de peso y diera todo de si en cada partido. Le prometió que le premiaría con un alfajor por cada gol, y dos, si el gol era con la cabeza.

 “Anotaba 3 o 4 goles por partido, y a veces le daba por gambetear a todo el equipo rival, incluyendo al arquero, y ya sólo frente al arco, levantaba la pelota y anotaba con la cabeza para ganarse dos alfajores”.

Pero el acto de bondad que más recuerda el preparador fue cuando ‘La Pulga’ consiguió anotar seis goles en un encuentro. Messi repartió la media docena de alfajores entre sus compañeros, pero como en el equipo eran siete, el decidió quedarse sin ninguno. Marconi lo recuerda con mucha emoción y casi con lagrimas en los ojos:

“Ese día lloré al ver el gesto de Leo. Que un niño de 7 años, loco por los alfajores, haga algo así por sus compañeros muestra la clase de persona en que se iba a convertir, siempre pensando en los demás”.

Dejar un comentario