Kaká y su sorprendente maldición con la Copa América

A sus 34 años parecía que Kaká por fin iba a poder cumplir su sueño de participar en una Copa América con la selección de Brasil. Es curioso que, a pesar de sus 48 partidos internacionales, incluyendo tres mundiales, del cual salió campeón del de 2002, nunca haya tenido la oportunidad de disputar este torneo.  Y es que la desgracia le persigue en esta competición.

Lesión inoportuna de Kaká

Ricardo Kaká ha vuelto a escribir una página negra en su libro de ausencias en la Copa América. El jugador del Orlando City tuvo que abandonar la concentración de la Selección de Brasil debido a una lesión muscular. Y es que esta parece ser que no es su competición, sumando así un nuevo capítulo de su maldición. Acumula cuatro torneos continentales consecutivos sin poder participar con la ‘canarinha’.

Kaká-Brasil-Copa-América

Kaká abandonó la concentración de Brasil entre lágrimas

Todo parecía indicar que esta vez Kaká disputaría la Copa América. Llegó con la difícil misión de suplir al lesionado Douglas Costa y sin la presión de llegar en la cima del fútbol mundial. El ex Balón de Oro por fin iba a debutar en este torneo, y lo iba a hacer ante el público de Estados Unidos, una afición que le idolatra.

Una maldición que viene de lejos

No es la primera vez que le ocurre esta situación al brasileño. Y es que el ex jugador de Real Madrid y Milán entre otros, ya se perdió esta competición por diferentes motivos en los años 2007, 2011, 2015 y ahora en La Centenario. Pero para Kaká este año ha sido el más duro a sabiendas que era su última oportunidad. Abandonó la concentración entre lágrimas.

kaka

Kaká posa como Balón de Oro 2007

En el año 2007, Kaká llegaba como flamante Balón de Oro a la Copa América. Acababa de ser campeón de Europa y se encontraba en el mejor momento de su carrera deportiva. Pero el futbolista, que por entonces jugaba en el Milán, decidió no acudir a la cita que se disputaría en Venezuela.

No tendré condiciones psíquico físicas para cumplir bien el papel que se espera de mi a nivel internacional. Eso viene causando un constante y acumulado desgaste en mi condición física y puede provocar lesiones en el futuro.

Lo que jamás podía pensar Kaká es que había dejado escapar su gran oportunidad. Brasil acabó como campeón y nunca más iba a ser seleccionado para disputar esta competición. Hasta la Copa América Centenario, donde Dunga había confiado en él. Era su última oportunidad, pero la maldición le ha perseguido hasta el final.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.