El mágico gol de Romario a pase de Laudrup

Hay jugadas maravillosas que se fabrican por grandes magos del balón. Cuando la conexión entre dos cracks se une aparecen goles imborrables, como el que consiguió marcar el brasileño Romario con la camiseta del Barcelona a Osasuna. Una vaselina perfecta precedida de una antológica asistencia de un genio llamada Michael Laudrup.

Laudrup asiste, Romario define

Cuando dos de los más grandes genios que han pisado el césped en un campo de fútbol se juntan, son capaces de crear goles para la posteridad. Es lo que ocurrió en el año 1993 en el Osasuna – Barcelona en el Sadar. Una jugada imborrable.

Romario Osasuna

Romario eleva el balón por encima de Unanua con calidad

Las fintas y regates de Michael Laudrup eran de un nivel estético superior, pero su gran especialidad siempre fue la precisión en el pase entre líneas para superar a cualquier defensa. Y así lo demostró en el segundo gol de Romario, uno de los delanteros con más facilidad para la definición ante la portería que ha existido jamás.

laudrup barcelona

Michael Laudrup en uno de los partidos con la camiseta del Barcelona

Laudrup vió el desmarque del brasileño dentro del área, y sin pensarlo y mirando a la grada, dio un magistral pase de vaselina por encima de la línea defensiva rival. Romario, que vio ligeramente adelantado a Unanua, dio un toque sutil de vaselina por encima del portero para que el esférico fuera a parar a la red. Una pareja letal.

Hat-trick de Romario

Se disputaba en el Sadar la jornada 6 de la liga española 93/94 entre el Dream Team de Johan Cruyff y Osasuna. El partido acabaría ganándolo el equipo blaugrana con más sufrimiento del esperado por 2–3 gracias al ‘hat-trick’ de Romario.

Romario celebra

Romario celebra uno de sus goles con la camiseta blaugrana

El brasileño, que prometió marcar 30 goles durante el campeonato, no defraudó y se convirtió en el pichichi de esa temporada. Dejó auténticos golazos como este de vaselina o el que le hizo al Real Madrid tras la humillante cola de vaca a Alkorta.

Dejar un comentario

1 comentario