El histórico ‘gol del aguanís’ de Raúl González

¡Vota esta entrada!
5 votos | Promedio: 4

Después de 38 años el Real Madrid volvía a ganar la Copa Intercontinental en el año 1998 gracias al eterno capitán blanco. Raúl González fue el auténtico héroe de la final ante el Vasco de Gama al anotar un golazo para la historia. Con el encuentro empatado, el ‘7’ blanco marcó uno de esos goles inolvidables al sacarse de la manga un regate antes del gol que se llamó ‘el gol del aguanís’.

El Real Madrid campeón de la Intercontinental

El 1 de diciembre de 1998 se disputaba en el estadio Nacional de Tokio la final de la Copa Intercontinental entre el Vasco de Gama y el Real Madrid. El equipo blanco, entrenado por Guus Hiddink, intentaría tras 38 años volver a conquistar el trofeo de campeón. Venía de ganar la séptima Copa de Europa ante la Juventus después de 32 años.

Raúl González títulos

Raúl González posa con apenas 21 años con la Copa de Europa y la Intercontinental

El Real Madrid conseguiría adelantarse en el marcador al combinado brasileño gracias a un gol en propia puerta de Nasa tras un centro chut de Roberto Carlos. Aun así, el equipo de Antonio Lopes no se rendiría, y en el minuto 56 de la segunda mitad Juninho Pernambucano pondría el empate.

Raúl González y su gol del aguanís

Sin embargo, el partido pasaría a ser recordado por la acción de Raúl González cuando apenas quedaban cinco minutos para el final. El atacante español recibió un pase medido desde 40 metros del holandés Clarence Seedorf, controló sin problemas y bajo el esférico al césped.

Raúl González Intercontinental

Raúl González supera al portero del Vasco de Gama

Dos regates cortos y rápidos. En el primero dejó sentado a Vítor y en el segundo a Odvan y al portero, que con el amague se fue al suelo. El balón fue a parar a su pierna derecha, su pierna menos buena, pero ya solo tenía que empujar el balón y correr a celebrar su histórico gol.

Raúl González títulos

Raúl González celebra el titulo conseguido tras 32 años

Con apenas 21 años, Raúl fue nombrado MVP de la final. Con su gol antológico que valía un título, demostró su gran calidad y el olfato goleador de un delantero fabuloso. Tras el partido, Raúl González declaró:

Improvisé en todo momento porque tuve muy pocos segundos para decidir. Tras el primer regate pude tirar pero preferí dejar pasar al defensa que venía corriendo. Esas jugadas se hace y esos goles se marcan porque se llevan dentro. De lo contrario, no salen.

El mito madridista, además del gol del aguanís también consiguió otras auténticas proezas como la de silenciar al Camp Nou. Raúl se despidió del fútbol profesional ganando la NASL con el New York Cosmos. Un delantero de los de antes, de marcar una época.

Dejar un comentario

1 comentario