Isco revienta la victoria del Real Madrid: bronca bestial en Roma (y a gritos con Sergio Ramos)

¡Vota esta entrada!
23 votos | Promedio: 2.7

Victoria balsámica del Real Madrid en Roma. Florentino Pérez respira algo mejor tras llevarse los tres puntos en el Estadio Olímpico, que permite al club blanco asegurarse la primera plaza.

Solari alineó a prácticamente el mismo once que en Ipurua, salvo la entrada de Carvajal, Llorente y Lucas Vázquez. Las sensaciones fueron mucho más positivas y el resultado, infinitamente mejor.

Pero, resultado aparte -el partido era intrascendente porque ambos estaban clasificados- los focos estuvieron, sin duda, en Isco Alarcón.

El malagueño ha sido descartado por Solari por decisión técnica. El argentino no cuenta con Isco y lo volvió a demostrar en Roma. La cara del jugador era un poema antes de que iniciara el choque ante la escuadra ‘giallorossa’.

Isco entró en cólera al saber que él era el elegido para irse a la grada del Estadio Olímpico. Cara de pocos amigos, sin dirigir la palabra a nadie y pensando en su salida en enero. Sergio Ramos, ejerciendo como capitán, ha tratado, en vano, calmar al andaluz. Pero de poco ha servido.

La otra cara visible de la división interna que hay en el club blanco es Marco Asensio.El balear ha vuelto al banquillo, algo que no le ha sentado nada bien. Es el primero que sabe que no pasa por un buen momento, pero entiende que Bale tampoco lo está y sigue siendo titular por decreto.

El galés, pese a su gol, ha vuelto a protagonizar un partido gris y apático. Además, Bale que ha sido titular en prácticamente todos los partidos desde que llegó Solari,arrastra unas molestias desde hace varias semanas. Ni aún así ha descansado.

Benzema, otro que tampoco pasa por un buen momento, también repitió titularidad. Al galo se le acaban las excusas, fue indiscutible para Lopetegui y lo sigue siendo para Solari. A pesar de eso, sigue sin arrancar.

Mientras Karim atraviesa por una sequía que ya no sorprende a la parroquia blanca, Mariano espera su oportunidad. El ex del Lyon es un asiduo del banquillo y se pregunta el porqué le repescaron. Ni el mal momento del Madrid le ha permitido tener más minutos.

Solari ha perdido el control de un vestuario que se desmorona y campa a sus anchas.

La victoria en Roma no calma una tormenta que amenaza con destruir el Real.