No juega más: Messi saca el hacha (y corta una cabeza que ya rueda por el Barça)

Ni un broma. Leo Messi no está para chistes. El argentino exige lo que se exige y, en ese sentido, no todos están a la altura.

La defensa del Barcelona contra el Betis fue un circo. El equipo azulgrana se ah convertido en un coladero atrás con errores de bulto que avergüenzan en la delantera.

Rakitic desparecido, Sergio Busquets en un alarmante momento de forma y Arthurque va camino de ser un globo hinchado, desarbolan a un Barça que no encuentro contención en la última línea.

Jordi Alba lo intenta, pero está sólo. Sergi Roberto no es lateral, y cuando tiene en frente un oponente habilidoso, lo bailan. Piqué no puede con todo. Y lo de Lenglet es de traca.

En cuanto vuelva Umtiti, el francés no asomará la cabeza en el equipo. Messi y compañía no ven en el ex del Sevilla al capo que necesita Piqué para vivir mejor en el Barça.

Un Gerard que, además, tuvo palabras de aviso para Dembélé, el que se ha convertido en la nueva oveja negra del Barça y que podría vivir en el banquillo ‘sine die’.

“Tenemos que ayudar a Dembélé a ver que el fútbol son 24 horas. Hay que vivirlo desde el primer minuto hasta el último. Habrá veces que no es solo hacerlo, sino también aparentarlo. Todos hemos sido jóvenes y hemos cometido errores”, espetó ‘Geri’.