Con todo pactado con el Real Madrid, Dimitri Vasyliev, director general del Mónaco, aceptó negociar con el PSG, aunque inicialmente era contrario a reforzar a un equipo de la misma liga, siempre que el club de París igualara la oferta presentada por el equipo merengue. El fichaje finalmente se acabó produciendo el 31 de agosto de 2017, aunque fue en calidad de cedido, con el fin de sortear el ‘Fair Play Financiero' de la UEFA, que es un capítulo aparte.