¡Salta la Bomba Neymar en Rusia! El aviso a Messi y Cristiano Ronaldo

¡Vota esta entrada!
7 votos | Promedio: 2.9

Brasil no cayó en trampas. La canarinha ya olió lo caro que está despistarse en este Mundial, y tras su errático debut ante Suiza no ha vuelto a despistarse. En el último y decisivo tercer partido de la fase de grupos acabó como primera del suyo casi sin problemas, después de superar a una Selección de Serbia que ha pecado de exceso de contundencia en ambas áreas durante todo su paso por este campeonato, a pesar de haber dejado pinceladas de calidad.

Realmente nunca estuvo en peligro la clasificación de Brasil para octavos. Ni tampoco su primer puesto, teniendo en cuenta que era poco previsible que Suiza golease a Costa Rica en el otro partido del Grupo E. Podrá gustar o no su fútbol, pero Tite ha conseguido que la verdeamarelha vuelva a ser un equipo muy fuerte en ataque y razonablemente sólido en defensa. Sin demasiadas florituras, propias de otras generaciones del fútbol brasileño, esta versión de la cinco veces campeona mundial economiza al máximo sus ocasiones, y se entrega al talento de su trío indiscutible en ataque: Neymar, Gabriel Jesús y Coutinho, parapetándose bien por detrás con bastante músculo y velocidad. Un equipo duro de derrotar, y que apunta alto en este Mundial.

Serbia apenas pudo hacer nada. Tuvo ratos de buen manejo de balón y alguna ocasión para marcar, pero nunca supo ser sólida atrás y le faltó mordiente arriba, exactamente igual que contra Costa Rica y Suiza. Se marchan los balcánicos del campeonato con 3 puntos y más sombras que luces. La noticia no tan buena para Brasil, eso sí, es que el sorteo la deja en un lado del cuadro de eliminatorias que sin duda va a causar estragos, con Uruguay, Portugal, Francia, Argentina, los brasileños y quién sabe si Inglaterra o Bélgica. Para empezar, a la canarinha le espera otro enemigo correoso en octavos: México.

Su fichaje por el Real Madrid

Este durísimo camino de Brasil y Neymar hacia la final del Mundial 2018 servirá también para dirimir una descomunal ‘batalla' entre los futbolistas más mediáticos y populares del mundo. La lógica dictamina que, a no ser que Luis Suárez, Griezmann o Cavani lo impidan, vivamos un Portugal – Argentina en cuartos de final que sería el summum de la rivalidad entre el argentino y el portugués. Pero después, en semifinales, estaría ‘Ney' esperando al vencedor de ese hipotético duelo. Casi nada.

Tal y como venimos contando este mismo jueves en Don BalónFlorentino Pérez está dispuesto a esperar a Neymar hasta que termine el Mundial de Rusia, pero la paciencia del presidente del Real Madrid no es eterna. Y Eden Hazard está en la recámara. El máximo mandatario merengue sabe que el belga está como loco por vestir de blanco y Lopetegui lo apoya. Pero Neymar no se va a dar por vencido. Y sabe que la mejor manera de llegar al Santiago Bernabéu es ser el líder de una Brasilcampeona del Mundo el próximo 15 de julio.

Y si en ese camino hasta el título el '10' del PSG es capaz de tumbar a Messi o a Cristiano Ronaldo, consumaría el mayor hito de su carrera y, de paso, optaría a unBalón de Oro que hasta ahora su ex compañero en el Barça y el ‘7' madridista le han negado. Sería un auténtico cuento de hadas ante el que Florentino Pérez no podría resistirse: fichar al gran triunfador del Mundial y a una estrella mundial, tal y como hizo en su día con Ronaldo Nazario. Todo un golpe al mercado de fichajes.