Una humildad nunca vista en Ibra: el día que conoció a su ídolo Ronaldo, ¡imperdible!

En un derbi de Milán, cuando el sueco jugaba en el Inter, se quedó totalmente absorto mirando al ariete brasileño con quien se iba a enfrentar.