La emotiva razón por la que Messi celebra sus goles mirando al cielo

Messi ha firmado celebraciones para la historia. Su camiseta a la grada del Bernabéu ya es una imagen icónica del fútbol mundial, pero siempre que enfila al centro del campo repite el mismo movimiento: mirada y dedos al cielo.

Detrás de esta liturgia del jugador del Barça está su abuela Celia, la mamá de su mamá, también del mismo nombre. La abuela de Messi falleció cuando el futbolista apenas tenía diez años, pero dejó en el astro una huella imborrable.

 

Fue su abuela quien se lo llevó por primera vez a una cancha cuando tenía apenas cuatro añitos.

Mi abuela le decía: ‘ponelo'. Y le decían: ‘No, no, que está muy chiquitito'. ‘Ponelo, que te va a salvar el partido', le decía. Empezaron a discutir. Cambiaron un par de palabras y me puso. Al final hice dos goles ese partidO.