Zidane corta una cabeza en el vestuario del Real Madrid

El técnico, a diferencia del partido ante el Valencia, decidió alinear a Marcos Llorente y realizar los movimientos en el once acorde con la posición en el campo de cada uno. Todo fue una decisión producto de las críticas recibidas por el técnico después del empate ante los de Marcelino antes del parón por compromisos internacionales.

El galo considera que el canterano continua muy verde y que se le ha repescado demasiado pronto del Alavés. El jugador está a años luz del nivel exigido en Chamartín.Asimismo, Zidane tampoco olvida lo ocurrido cuando entrenaba al Real Madrid Castilla y Llorente encabezó un motín en el vestuario contra las opiniones del entrenador.

 Y es que los jóvenes nunca tragaron los privilegios de los que gozaba Enzo Zidane, el hijo del míster, a quien incluso dio la titularidad.