El pacto al que llegaron MSN tras la imprevista reunión

 

Todos a una. Messi, Rakitic, Piqué, Suárez no se esconden. Las fotos en casa de Messi, en Castelldefels, con Neymar, dónde se reunieron para celebrar el aniversario del hijo de ‘Ney’, escenificó una guerra abierta, avanzada por ‘Don Balón’ desde antes del verano, entre el vestuario y la directiva azulgrana.

Las imágenes, el mismo día que Bartomeu y compañía denunciaba a Neymar por incumplimiento de contrato, han desatado un terremoto insalvable en el Barcelona que debe terminar con la dimisión del presidente, antes o después, o la fuga de las máxima estrellas del equipo que no aguantan la gestión del mandatario.

Y es que todas la voces internas en el Barça apuntan a la misma cabeza: Bartomeu. El equipo, casi en pleno, va como loco por perder de vista al  presidente y a una directiva que, junto a la ejecutiva –especialmente en el caso de Robert Fernández- ha destrozado al Barça con fichajes de pandereta.