Una gesta inolvidable: ‘El partido de la muerte’

¡Vota esta entrada!
0 votos | Promedio: 0

Épica, desgarradora y conmovedora. La historia del FC Start sobresale entre las hazañas más impresionantes del deporte, pese a que su final sigue siendo difícil de creer, duro de asumir e imposible de explicar.

Durante la Segunda Guerra Mundial, este equipo compuesto por futbolistas ucranianos saltó a la fama como una de las grandes esperanzas de luchar contra el oprobio nazi. Muchos de sus integrantes habían formado parte del Dinamo Kiev, combinado que perdió poder desde el estallido bélico.

Corría el año 1942 cuando el FC Start hizo gala de una formación surgida desde una panadería, pero integrada por ex jugadores del Dinamo. Exitoso en diferentes desafíos llevados a cabo por fuera de cualquier competición oficial, este cuadro comenzó a ser una referencia dentro de los territorios invadidos por los alemanes.

Para contrarrestar la alegría de los ucranios, los militares germanos decidieron organizar un desafío, aprovechando que sus filas sobresalían por una excelente condición física, panorama contrario a la miseria que soportaban los trabajadores del pan, débiles y mal alimentados.

El talento de los jugadores del FC Start pudo más que la potencia teutona, y el contundente 5-1 dejó a los perdedores con sed de revancha. Sin ningún tipo de voz ni voto, los ucranianos aceptaron un segundo partido, fijado a las 72 horas del primer duelo.

Pese a no ser una fecha importante para el común denominador de los fanáticos del fútbol, el 9 de agosto de 1942 no fue un día más para el FC Start. El anuncio de la revancha prevía formaciones distintas, ya que los alemanes decidieron reforzar su plantel para evitar una nueva derrota.

En la previa del partido, dirigido por un árbitro alemán, los panaderos recibieron un mensaje claro y simple: serían asesinados en caso de vencer. Al momento del saludo inicial, los debiluchos ucranianos dejaron en claro su postura, y mientras sus rivales exclamaban ‘Heil Hitler' (¡Salve Hitler!), optaron por llevarse la mano al pecho y gritar ‘Fizculthura' (¡Larga vida al deporte!), lema soviético

Lo sucedido en la previa bautizó al duelo como ‘El partido de la muerte'. Los representantes del ejército nazi comenzaron ganando, pero la calidad de los futbolistas del FC Start afloró, y ni la voluntad del juez alemán ni las amenazas -reiteradas durante el descanso- lograron evitar un contundente 5-3 en favor de los jugadores devenidos en panaderos.

Una semana más tarde, varios de los integrantes del cuadro que representaba al fútbol de Ucrania fueron secuestrados por las fuerzas nazis. Los alemanes justificaron su accionar diciendo que se trataban de miembros de la policía comunista.

Entre torturas y ejecuciones, fueron tres los sobrevivientes del FC Start. Con el correr de los años, su historia se hizo popular, provocando diferentes obras literarias y también su representación en películas, como ‘Evasión o victoria', protagonizada por Sylvester Stallone, Michael Chaine, Pelé y Osvaldo Ardiles.

Este año se cumplirán 75 años desde aquel 9 de agosto de 1942. Para muchos un día más del calendario, para otros servirá para rememorar que el deporte se erige aún durante los momentos más tristes de nuestra historia. Eso provocaron en una sociedad oprimida los héroes del FC Start, que pagaron con su vida la fidelidad al juego que más amaban, algo que los testigos de su gesta nunca olvidarán.