¡7 prometedores cracks que han sido arruinados por las lesiones!

Por múltiples razones ha habido quienes no han podido dar ese salto en el profesionalismo o han caído de ese escalón pese a su gran calidad con la pelota. Sea por decisión propia de retirarse muy jóvenes (Eric Cantona, por ejemplo), o por motivos personales que calaron muy hondo en ellos y no pudieron recuperarse (Adriano y el fallecimiento de su padre).

Uno de ellos es el de Marco Reus, grandísimo jugador del Borussia Dortmund y la selección alemana, con la cual no pudo acudir ni al Mundial de 2014 ni a la Eurocopa de 2016 por lesiones. En mayo pasado sufrió una rotura parcial de ligamento que lo mantendrá alejado de las canchas varios meses más.

Otro ejemplo paradigmático reciente es el de Giuseppe Rossi, muy habilidoso atacante italiano que jugó la temporada pasada en el Celta de Vigo pero volvió a lesionarse de la rodilla y actualmente está en recuperación y sin equipo.

Además de ellos, Sergio Asenjo ha frecuentado los quirófanos y está ahora mismo en fase de recuperación. El prometedor cancerbero dejó hueca la posición en el Atlético de Madrid, la cual fue aprovechada por David de Gea, y luego sucedió lo mismo en el Málaga, tomada por Willy Caballero. Para la próxima temporada seguirá en el Villarreal.

En la década pasada una de las grandes promesas del futbol alemán era Sebastian Deisler, quien disputó una Eurocopa y una Copa Confederaciones. Después de tantas lesiones sufrió depresión y decidió retirarse hace diez años, con tan solo 27 años de edad.

Dos ejemplos más recientes son Radamel Falcao, quien se lesionó durante un partido con el Mónaco y se perdió el Mundial de Brasil 2014, y que en la Premier League pasó sin pena ni gloria. Ahora está resurgiendo de nuevo en el conjunto monegasco.

El otro que bien señala es Jesé Rodríguez, gran delantero del Real Madrid que tuvo un gran momento durante la temporada 2013-14, pero sufrió una grave lesión y no pudo disfrutar en la cancha de haber ganado la décima Champions para el club. Lo fichó el PSG pero jugó estos últimos meses en Las Palmas a préstamo.

Un doloroso ejemplo de Argentina es el talentosísimo Pablo “Payasito” Aimar, que después de su paso por el Valencia no pudo ser el mismo. En 2015 volvió a River pero se retiró al no haber sido registrado para la Copa Libertadores.

Para ser exitoso en el futbol se requiere de talento, profesionalismo y, también, muchísima suerte. Suerte para llegar a la élite y suerte para no ver cortada una ascendente carrera por las lesiones.