¿Qué fue de Julien Faubert?: uno de los peores fichajes del Madrid

Fue presentado como uno de los refuerzos para el Real Madrid de cara a la segunda vuelta de la temporada 2008-2009, pero la verdad es que Faubert solo reforzó el banquillo de los blancos. Al igual que su fichaje por los de Chamartín sorprendió a todos, incluso al propio jugador, su bajo rendimiento no dejó indiferente a nadie.

A pesar de haber jugado un total de 52 minutos con la camiseta blanca, es recordado por todos los madridistas no precisamente por su aportación de calidad al equipo.

Tras su intrascendente y decepcionante paso por la Liga española, el extremo galo volvió al West Ham donde completó una buena temporada con el equipo, que le otorgó el galardón de mejor jugador del mes de agosto de 2009. En 2012 se desvinculó del club inglés y se marchó a Turquía donde fichó por el Elazigspor.

De la Superliga turca dio el salto de nuevo a Francia. Faubert volvió al Girondins en 2013 y después estuvo sin equipo varios meses en los que estuvo entrenando en España en el Gavà, debido a que su mujer es de Castelldefels y tenían amigos cercanos a este club.

En el mercado invernal de ese mismo año recaló en el Kilmarnock de la Primera División escocesa, donde estuvo media temporada. De nuevo se quedó unos meses sin equipo hasta finalmente fichar por el Inter Turku de la primera liga de Finlandia a principios de este año.

El propio jugador confesó en una entrevista tras el anuncio de su fichaje por el equipo finlandés que no quiere volver a Francia porque cree que se le ha faltado el respecto a la hora de buscar equipo.

Cuando nos poníamos en contacto con los clubes algunos decían: ‘¿Faubert? ¿Quién?’. Ya no tengo 17 años. Es una falta de respeto. Así que decidí irme fuera no seguir en el país al que amo.Pero, como él mismo admite, pase lo que pase siempre quedará en su currículum su paso por el Madrid. Sobre él hay opiniones de todos los gustos. Lo cierto es que nadie vio ese fútbol que él mismo dice tener y se convirtió en uno de los fichajes más fracasados del club blanco. Lo que si quedó en la memoria de todos es esa pequeña siesta en el banquillo que tanto dio de qué hablar.