Iker Casillas y su doble parada antológica al Bayern

¡Vota esta entrada!
2 votos | Promedio: 1.5

Iker Casillas es capaz de mostrarnos sus mejores acciones incluso en torneos amistosos de pretemporada. En el año 2010, en la Copa Beckenbauer, el portero del Real Madrid dejó a todo el mundo con la boca abierta al realizar una mágica doble parada que no esta al alcance de cualquier guardameta corriente.

Doble parada antológica de Casillas al Bayern

El 13 de Agosto del 2010 Iker Casillas demostró que se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera. Acababa de proclamarse Campeón del Mundo con la Selección Española, siendo decisivo en la gran final gracias a su mítica parada a Robben.

Iker Casillas parada Robben Mundial Sudáfrica 2010

Casillas despejando el balón de Robben

Ya en la pretemporada con el equipo blanco, Iker demostró que seguía en un gran estado de forma en un torneo amistoso en Alemania. Casillas fue totalmente esencial para que el Real Madrid ganase el torneo gracias a sus paradas tanto en el trascurso del partido como en la tanda de penaltis. El recital del portero del Madrid comenzó con una doble parada antológica en un penalti de Badstuber y el rechace posterior de Müller.

La Copa Beckenbauer, primer título de Mourinho

Aunque se tratara de un torneo amistoso, la Copa Beckenbauer era un duro partido de pretemporada para ver lo fuerte que se podía mostrar el Real Madrid ante un gran equipo como el Bayern de Múnich.

Casillas doble parada Bayern

Iker Casillas ataja uno de los penales del partido

El partido se convirtió en un auténtico suplicio para los de Mourinho, que pudieron ser goleados. Aun así, fueron capaces de llegar al final de partido con empate a 0 gracias a la espléndida actuación de su portero Iker Casillas.

Al final, el equipo de Mourinho acabaría ganando en los penaltis su primer trofeo en el banquillo blanco, gracias a un Iker Casillas que paró dos lanzamientos desde los once metros.

Casillas Copa Beckembauer

Casillas recibe el trofeo de la Copa Beckenbauer

Nada le hacía presagiar a Iker Casillas que acabaría en el banquillo del equipo de sus amores por un desencuentro con Mourinho y que al final, tras varios años irregulares, se despediría del club para salir hacia Oporto.

Dejar un comentario

33 comentarios