Arsenio Erico, el legendario “Saltarín Rojo”

¡Vota esta entrada!
1 votos | Promedio: 5

Arsenio Erico, más conocido como “el Saltarín Rojo” o “el Paraguayo de Oro”, fue un destacado futbolista paraguayo y máximo goleador de la historia del fútbol argentino. El paraguayo conmovió al mundo con sus goles durante la década de los 30 y 40, llegando a convertirse en un emblema del fútbol sudamericano.

Arsenio Erico, el mejor jugador paraguayo de todos los tiempos

Arsenio Erico, originario de la ciudad paraguaya de Asunción, comenzó su carrera futbolística a los 15 años en las filas de Nacional, uno de los clubes más importantes de Paraguay. Tras deslumbrar con su juego, Arsenio fichó por el Club Atlético Independiente de Argentina. Durante su etapa con Independiente Erico logró marcar 295 goles, los cuales todavía lo convierten en el máximo goleador del fútbol argentino.

El legendario Arsenio Erico luciendo la camiseta de Club Atlético Independiente

El legendario Arsenio Erico luciendo la camiseta del Club Atlético Independiente

Querido y admirado en Argentina, las autoridades le ofrecieron una fuerte suma de dinero para obtener la nacionalidad argentina, y así poder jugar con su selección en el Mundial de Francia de 1938. Sin embargo, Erico rechazó la oferta por sentirse paraguayo hasta la médula. Aun así, y pese a ser considerado el más grande exponente en la historia del balompié guaraní, Erico nunca llegó a jugar en la selección de Paraguay.

En 1938, Erico alcanzó la cuenta de 43 goles cuando le restaban dos partidos al campeonato. El ariete guaraní pudo haber superado tal cantidad pero declinó hacerlo debido a que tenía la intención de adjudicarse un premio en efectivo instituido por una marca de cigarrillos de la época (Cigarrillos 43) si marcaba ese número exacto de goles. Así, cada vez que tenía una oportunidad clara para marcar un tanto, Erico se la cedía a algún compañero.

Erico rematando de cabeza la pelota contra River

Arsenio Erico cabeceando la pelota en un partido contra River Plate, 1935.

‘El balancín’ de Arsenio Erico

Apodado “el Saltarín Rojo” gracias a su notable destreza para impulsarse y rematar el balón a una considerable distancia del suelo, llegó a anotar goles extraordinarios y de distinto tipo, como el que le convirtió a Boca Juniors el 12 de agosto de 1934. Tras el intento inicial de rematar de palomita un centro enviado por De la Mata, Erico consiguió impactar la pelota en pleno aire con ambos tacos para mandarla al fondo del arco.

Inicialmente esa jugada fue bautizada como “el balancín”, pero varias décadas después, concretamente el 6 de septiembre de 1995, el arquero colombiano René Higuita la rebautizó como “el escorpión”.

Higuita escorpión Goles Mágicos

Rene Higuita haciendo su mítica jugada “el escorpión”

Arsenio Erico, el ídolo de Alfredo Di Stéfano

Alfredo Di Stéfano siempre mencionaba en sus memorias y reportajes su admiración hacia Arsenio Erico. De niño, y pese a ser hincha de River Plate, era habitual espectador de los partidos de Independiente como local, sólo para observar las técnicas y el juego de Erico.

Ya famoso en Europa, siempre le mandaba cariño mediante periodistas argentinos y llegó a opinar que Erico era más grande que el propio Pelé. Durante el Mundial de Inglaterra 1966, Di Stéfano le hizo llegar una esquela por medio de un amigo en común; en ella decía: “Yo sólo he sido un pequeño imitador tuyo”.

Alfredo Di Stefano admirador Arsenio Erico

Alfredo Di Stéfano, gran admirador de Arsenio Erico.

Dejar un comentario

2 comentarios