¡INSÓLITO! El joven que logró estafar a 8 equipos fingiendo ser canterano del Bayern

¡Vota esta entrada!
92 votos | Promedio: 2.7

Sin duda, la suya es una de la historia de Alieu Darbo es de las más inverosímiles del fútbol moderno. ¿Cómo un chaval que nunca ha jugador de manera profesional pudo embaucar a ocho equipos de la élite? Esta es la trama de cómo un ‘don nadie' llegó a ser un ‘don alguien'… aunque por poco tiempo.

 Con 20 años, el chaval, de origen gambiano, abandona la cantera del Le Mans por decisión del club. No valía para un equipo de dicho nivel y no le ofreció renovación de contrato. El jugador se quedó libre y, en vez de aceptar su fracaso, decidió buscar el éxito de una manera fácil, a la vez que arriesgada.

Acompañado de su padre, Darbo viajó a Inglaterra. Ambos visitaron las instalaciones de Sunderland, Newcastle y Wigan Athletic… acompañados de varios informes de rendimiento falsos. Los dos primeros equipos le ofrecieron una prueba y el joven no la superó, pero el Wigan se fió de una supuesta carta de recomendación de, nada más y nada menos, que el Bayern de Múnich.

Los ‘Lactis' le ofrecieron un contrato de tres años que el jugador acabó firmando. Eso sí, en el club sólo duró unos días, pues el Wigan recibió un aviso y canceló su contrato antes de que fuera inscrito en la competición.

Llegaron a Croacia y visitaron las instalaciones del Dinamo de Zagreb en 2013. Allí, el mismo cuento de siempre: canterano del Bayern. El equipo le ofreció una prueba pero su padre negó esa posibilidad. Preguntó si no era prueba suficiente haber jugado en la cantera del club más importante de Alemania… y fue fichado.

3 años de contrato a partir de agosto con un equipo de Primera División Croata. El nivel subía, pero para alargar el cuento, fingió unas molestias que le tuvieron casi dos meses sin entrenar con el equipo. En cuanto se recuperó, el Dinamo le incluyó en la lista de 23 jugadores para la Europa League… y en diciembre rescindió su contrato.

A partir de aquí llegó su carrusel. En Enero de 2014 fichó por el Inter Turku, un equipo de Primera División Finlandesa, en el que tampoco debutó y sólo duró un mes. Desde febrero a julio se dedicó a elegir a su nueva víctima, encontrándola en Italia. El Crotone, equipo de Serie B, sería su próximo destino.

Ocho equipos estafados, ocho camisetas que coleccionará en su armario, todas ellas limpias y sin estrenar (obviando las del Ittehad y el Naxxar Lions). Ocho entidades a las que no sería de extrañar que se uniera alguna más cegada por unos ‘informes' de jugador de leyenda… que a lo único que jugó fue a reírse de media Europa.