Giggs, en sus declaraciones, también comparó a Beckham con Cristiano pero por algo más que su calidad sobre los terrenos de juego:

Era realmente bueno compartir vestuario con él hasta que se empezaba a mirar al espejo. Primero fue Beckham, cuando llegó Cristiano le remplazó al lado del espejo. De hecho, cuando compartes vestuario con alguno de los dos… ¡Tienes que esperar para mirarte al espejo!