Garrincha: El mejor regateador de todos los tiempos

En la época del Brasil imperial, cuando la ‘canarinha' coleccionaba mundiales y todos los ojos apuntaban al gran Pelé, había un futbolista de aspecto desgarbado y una pierna derecha mágica que convivía casi en el anonimato con ‘O Rei' Pelé. Cuando se mira atrás hasta los años 50 y 60, pocos se acuerdan del gran Mané Garrincha.

El mejor regateador de todos los tiempos

Manuel Francisco dos Santos no tenía un cuerpo habitual de futbolista. Tenía los pies girados 80º hacia dentro. Su pierna derecha era 6 centímetros más grande que la izquierda y tenía la columna vertebral torcida. Como muchos de los grandes futbolistas, compaginó una exitosa carrera deportiva con malas costumbres lejos de los terrenos de juego. Era adicto al tabaco desde los diez años y sus problemas con el alcohol le acabaron costando la vida. En una ocasión, el genio brasileño dijo:

“Yo no vivo la vida, la vida me vive a mí”

Sobrepasado por su popularidad y éxito deportivo, llegó a tener 14 hijos reconocidos entre sus mujeres y alguna amante. Uno de ellos, concebido durante el Mundial de 1958 en Suecia con una chica del país europeo. Era un hombre despreocupado por el fútbol.

Garrincha en su etapa como jugador de la 'canarinha'

Garrincha en su etapa como jugador de la ‘canarinha'

Durante el famoso ‘Maracanazo', el joven Garrincha se había ido de pesca sin tener noticia alguna del fatídico encuentro para los brasileños. Jugaba porque se divertía y raras veces prestaba atención al rival o a la competición que disputaba. “Le gustaba la cerveza y el aguardiente, pero odiaba ser elogiado”, aseguró su primer entrenador en el Esporte Clube de Pau Grande, Seu Toti.

Garrincha, el ángel de las piernas torcidas

“Garrincha”, sobrenombre que le dieron sus hermanos por su similitud con un pájaro que vive en las selvas de Mato Grosso, en Brasil, destacaba por su tremenda velocidad y por contar con un físico poco agraciado. Botafogo fue su primer destino profesional y allí vivió su mejor etapa a nivel de clubes. Conquistó tres campeonatos cariocas y permaneció en el equipo de Río de Janeiro durante más de diez años. Después vinieron Corinthians, Junior de Barranquilla colombiano, Flamengo, Red Star París y Olaira.

Garrincha, el mejor regateador de todos los tiempos

Garrincha, el mejor regateador de todos los tiempos

Considerado por muchos como el mejor regateador de todos los tiempos, Garrincha ofrecía espectáculo y contagiaba a la granda con su fútbol alegre. Cambiaba de dirección, chafaba el balón, amagaba y desbordaba con una facilidad asombrosa. Llegó el Mundial de Suecia en 1958 y el habilidoso extremo estaba entre los convocados.

Sin embargo, unos test psicofísicos desaconsejaban su presencia. Consiguió 38 puntos cuando eran necesarios 123 para superar la prueba. Joao de Carvalahaes, psicólogo de la selección brasileña, fue muy concluyente: “Es un débil mental no apto para desenvolverse en un juego colectivo”.

Garrincha hizo de Pelé en Chile 1962

Su ya decisivo papel en la ‘canarinha' aumentó cuando, en el mundial de Chile en 1962, Pelé cayó lesionado a las primeras de cambio. Garrincha asumió el protagonismo y Brasil repitió el éxito de 1958. No es de extrañar, por tanto, que Pelé no oculte su admiración por su ex compañero.

Garrincha y Pelé en su etapa dorada con Brasil

Garrincha y Pelé en su etapa dorada con Brasil

“Era capaz de hacer cosas con el balón que ningún otro jugador podía hacer. Sin Garrincha, yo nunca me habría convertido en tricampeón del mundo”. Y es que, de 60 partidos que jugó con Brasil, Garrincha únicamente perdió uno. Con él y Pelé sobre el campo, el combinado sudamericano jamás experimentó una derrota.